La chica más peluda del mundo, originaria de Tailandia, se ha casado y ahora se afeita constantemente

Supatra Sasupfan de Bangkok fue reconocida oficialmente como la chica más peluda del mundo, pero ahora ya no luce como ella misma. Después de todo, encontró el amor, se casó y ahora se afeita constantemente la cara. Si lo habíass visto antes, entonces no la reconocerías ahora.

Lo que pasa es que desde pequeña, Supatra padece de una rara enfermedad hereditaria conocida como el síndrome de Ambras, algo que sus padres descubrieron unos meses después de su nacimiento. Todo comenzó con el hecho de que Supatra nació con unas fosas nasales anormalmente pequeñas y apenas podía respirar; fue necesario conectarla a un aparato especial. Otras características se manifestaron a las pocas semanas: a la bebé le comenzó a crecer pelo por todo el cuerpo y la cara.

supatra-04-600x400

Unos años más tarde, el vello en la cara de Supatra se había vuelto tan espeso que los extraños pensaban que se trataba del maquillaje para la película "La isla del Dr. Moreau" o para Halloween. La chica es como un hombre lobo o el resultado de una fantástica hibridación sacada de la vieja ciencia ficción. Creer que todo este pelo es real es muy difícil. En todo el mundo se han registrado alrededor de 50 casos del síndrome de Ambras en la actualidad.

Y Supatra es poseedora de un récord. En el 2010, el Libro Guinness de los Récords incluyó su nombre en sus listas, y se convirtió oficialmente en la chica más peluda del mundo. En lo demás, Supatra siempre fue una niña como las demás: le encantaban los dibujos animados, jugar con sus amigos, y en la escuela sus asignaturas favoritas eran matemáticas y música.

supatra-05-600x400

En ese momento su vida era complicada, no solo por el crecimiento descontrolado de pelo, que solo se volvió más fuerte después de tratar de depilarse con láser, sino también por el acoso y las burlas constantes en la escuela y en la calle. Pero de alguna manera la niña aprendió a tratar sus características de manera positiva.

"No me siento tan especial, tengo muchos amigos. Ser peluda me hace especial. Sí, hubo personas que me intimidaron y me llamaron cara de mono, pero ahora no lo hacen. No siento nada especial, porque siempre he sido así, solo que a veces mi pelo me estorba para ver, cuando crece demasiado. Espero que algún día me puedan curar".

Mientras tanto, han ido pasando los años, pero todavía no han podido encontrar una cura. Con la ayuda de varias operaciones, Supatra pudo aprender a respirar normalmente, pero no pudo deshacerse de su pelo. Se filmaron varios documentales sobre ella y se presentó ante una variedad de médicos y especialistas, pero todo fue en vano.

A los 17 años, la chica conoció a un joven que se ganó su corazón. Pronto la pareja decidió casarse. No se ha hecho conocido el nombre de su elegido, pero aquí hay una foto donde salen juntos.

supatra-06-600x400

Sí, en esta foto, Supatra apareció por primera vez frente al público sin pelo en la cara. Para esto ella tiene que afeitarse regularmente. Aún no está claro cómo vaya a afectar esto al crecimiento de su pelo, pero la chica está decidida a desprenderse de la imagen de la más peluda del mundo e intentar vivir una vida normal.
Lo principal es que ella recuerda la superioridad del mundo interior de las personas sobre la belleza externa:

Fuente: Unilad

Comentarios