Conoce la increíble historia de una mujer que murió de cáncer y resucitó.

Todos nos preguntamos qué nos pasa cuando morimos. Pero no importa cuán a menudo lo pensemos, nadie tiene la respuesta exacta. Anita Murjani luchó durante cuatro años contra el cáncer, experimentó una muerte clínica y de una manera increíble volvió a la vida completamente sana.

En el 2002, hace diesiséis años, se le diagnóstico el linfoma de Hodgkin. Durante cuatro años luchó contra el cáncer, se sometió a quimioterapia y otros procedimientos. Pero una mañana ella ya no podía moverse. El esposo llevó a Anita al hospital y los médicos determinaron que el linfoma había pasado a la cuarta etapa. Los órganos de la mujer comenzaron a fallar. Anita tenía 36 horas de vida.

Cuando Anita perdió el conocimiento, se dio cuenta repentinamente de que todavía tenía conocimiento y era consciente de sus propias acciones. Escuchó a los médicos hablar con su esposo e incluso vio a su hermano en la India, viajando para visitar a Anita en un hospital de Hong Kong.

Lo que pasó después cambió su vida.

"Realmente sentí que me encontraba en otra dimensión. Me embargó un sentimiento de amor comprensivo. Comprendí claramente por qué tenía cáncer, por qué vine a esta vida en general, qué papel desempeñaron mis familiares en mi vida y cómo funcionaba la vida"- comienza su increíble historia Anita.

"Es imposible describir con palabras cómo podía ver todo claro y la comprensión completa que experimenté en ese momento. Me di cuenta de que hay cosas que nosotros en nuestro mundo tridimensional simplemente no podemos entender, y el regalo valioso que es la vida. Estaba rodeado de amorosas criaturas sin cuerpo que siempre estaban conmigo a mi lado, incluso si no lo sabía", continúa Anita. Las personas que también volvieron a la vida después de la muerte o sufrieron una muerte clínica, hablan de sensaciones y experiencias similares.

Murjani sobrevivió a la muerte clínica, pero resucitó y se deshizo del cáncer que casi la mata. Los médicos no creían lo que sus ojos veían y le hicieron muchas pruebas antes de dejar que la mujer se fuera a casa.

"Los médicos estaban muy desconcertados, pero decidieron que fue una reacción muy rápida a la quimioterapia. No creyeron lo que estaba sucediendo y me forzaron a que me haga muchos exámenes médicos. Los excelentes resultados me alegraron aún más. Después de un examen completo del cuerpo, los médicos no pudieron "Creer que no encontraron nada y obligaron al radiólogo a realizar la prueba", recuerda Murjani.

Anita Murjani explica en detalle cómo su muerte y su regreso a la vida cambiaron drásticamente su actitud hacia el mundo y sus prioridades en la vida. "Durante cuatro años luché contra el linfoma, y en el 2006 todos mis órganos fallaron debido a múltiples tumores en el sistema linfático y caí en coma. Pero lo más importante es que en este estado no me sentía que estaba muerta, sentís absolutamente todo lo que sucedía a mi alrededor, y escuchaba lo que hacían los médicos, y entendí cómo mis parientes estaban preocupados por mi bienestar. Fue en ese momento que entendí la razón por la que tuve cáncer. Esto sucedió debido al estrés y la falta de amor propio. Entendí mi propósito en la vida. La lección más grande que aprendí al estar en ese estado es la comprensión del valor de la vida y el amor propio. Cuando estás en un estado de coma, no sientes el tiempo ni el espacio, por lo que esos dos días me parecieron una eternidad. Pero cuando me di cuenta de todo, salí del coma en cinco semanas. Completamente curada de esta terrible enfermedad. Me di cuenta de que el paraíso no es un lugar, sino un estado de ánimo".

Fuente: Power of Positivity

Comentarios