″Lo que parecia ser una panza cervecera″ ¡resultó ser un tumor de 35 libras!

Este hombre de 47 años, natural de California, aún se está recuperando de la operación que se realizó en julio. Los médicos le extirparon un tumor de 35 libras de su abdomen, que inicialmente consideraban un "sobrepeso normal".

Héctor Hernández de Downey, California, a menudo era molestado por sus amigos por su "barriga cervecera", aunque no bebía cerveza.

"Simplemente pensé que estaba gordo", dijo Hernández.

El ejercicio, al parecer, no cambió la situación. El estómago se volvió firme al tacto, y sus brazos se adelgazaron.

Después de que su familia lo persuadió de ir a ver a un médico, Hernández descubrió que su llamada "barriga cervecera" no era el resultado del consumo de cerveza o un exceso de peso, sino una especie de cáncer gigante.

¿El diagnóstico? Liposarcoma retroperitoneal, que es una forma rara de cáncer.

El Dr. William Tseng explicó que los liposarcomas pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, pero son más comunes en el abdomen o las extremidades. La causa exacta de su aparición es desconocida.

Tseng se especializa en el tratamiento del sarcoma, por lo que generalmente extrae tumores en la cavidad abdominal que pesan de 9 a 14 kilogramos cada ciertas semanas, pero otros médicos rara vez lo encuentran.

Sin embargo, el liposarcoma de 35 kilos de Hernández fue sin duda "el más grande que jamás haya visto".¿Cómo se hizo tan grande? Este raro cáncer a veces no es tan fácil de ver, especialmente en sus primeras etapas."No sabemos exactamente cuánto tiempo se desarrollan estos tumores, pero creemos que crecen lentamente durante muchos años", dijo Tseng.

Como el tumor comienza en la parte posterior del abdomen, desplaza gradualmente otros órganos a medida que crece, y el cuerpo del paciente básicamente se "ajusta" a esto, explicó.

Por lo tanto, desde el exterior, el abdomen puede aparecer hinchado o más grande de lo normal.

Otros síntomas, como sentirse lleno o el estreñimiento, pueden confundirse fácilmente con problemas con el tracto gastrointestinal.

Una vez que a una persona se le diagnostica liposarcoma, el tratamiento más común es la cirugía. Algunas veces la quimioterapia se usa para matar las células cancerosas.

Después de una operación de 6 horas, durante el cual Tseng tuvo que mover cuidadosamente los órganos vitales alrededor y los principales vasos sanguíneos en el abdomen, el tumor de Hernandez se eliminó correctamente.

El cáncer no se diseminó a otros órganos, pero Tseng dijo que tuvo que extirpar uno de sus riñones, porque no podía ser separado del tumor.

Después de que le eliminaron el tumor junto con el peso de 35 kilogramos, Hernández se siente mucho más ligero y con más energía.

A pesar de que no necesita quimioterapia, Hernández a menudo tiene que visitar al médico y hacer una tomografía computarizada, comentó Tseng.

Por desgracia, el liposarcoma a menudo retorna y los pacientes, como Hernández, deben controlarse cuidadosamente, incluso después de la extirpación del tumor.

"Desafortunadamente, en tales casos, los pacientes tienen que hacerse varias operaciones durante toda su vida. Todavía estamos trabajando para encontrar la mejor forma de tratar esta rar enfermedad. Necesitamos algo más que solo cirugía ... Se necesita más investigación ”, dijo Tseng.

Fuente: BuzzFeed News

Comentarios