12 tradiciones reales que fueron violadas por Kate Middleton y el Príncipe William

Al igual que su difunta madre, la princesa Diana, el príncipe William ha dejado claro que pone la felicidad familiar por encima del protocolo real. Y aunque los famosos cónyuges son hoy en día los principales representantes de la familia real británica (por supuesto, después de Isabel II), no se avergüenzan en absoluto de hacer la vista gorda a las tradiciones centenarias de la monarquía. La "rebelión", sin embargo, les viene bien: de esta manera, se han ganado el amor del público y nacional. Después de todo, donde viven y cómo crían a sus hijos, definitivamente hace que William y Kate estén más cerca de las personas.

Les contaremos de los once "crímenes" de la famosa pareja contra el protocolo real.

1. Tenían relaciones antes del matrimonio

665@495@c0e39b2ff124dfd9d400adc0e3f50689-ZDgxZTk4MzllOA

Kate y William se conocieron en la Universidad de St. Andrews. Tuvieron la oportunidad de hacerse amigos, conocerse entre sí, y su romance se desarrolló durante un largo tiempo lejos de las miradas indiscretas. Incluso más adelante, comenzaron a vivir juntos, violando de hecho el tabú de las relaciones antes del matrimonio, al que la casa real británica se ha adherido desde tiempos inmemoriales. Y a pesar del escepticismo de la familia, William, se las arregló para obtener la bendición de la reina Isabel II, aunque no fuera de forma inmediata, y Kate tuvo la paciencia de esperar (caso por el cual incluso recibió el apodo Waity Katie de los periodistas).

2. Ambos se graduaron de la universidad

Screenshot_5

Esto suena increíble, pero cuando Kate y William asciendan al trono, serán los primeros Reyes de Gran Bretaña con educación superior. Antes no era un asunto real "terminar la universidad" . Por ejemplo, la princesa Diana, que en otras circunstancias podría haberse convertido en reina, no tenía educación superior. Y la misma reina Elizabeth II estudió en casa.

3. Se casaron por amor

Screenshot_1

A diferencia de sus famosos antepasados, William no apoyó la tradición del matrimonio en nombre de los beneficios políticos o económicos. A diferencia de su padre, William no permitió que sus familiares elijan a su novia. Tal vez, la historia de sus padres, jugó un papel importante en esto, cuyo matrimonio de conveniencia no le trajo felicidad a nadie. Verdaderos sentimientos hacia Kate, la falta de presión pública y la bendición de la abuela, hicieron que la boda de ambos, sea por primera vez un triunfo del verdadero amor y celebración para los ciudadanos, frente a la cual el cuento de la Cenicienta se hizo realidad.

4. Viven lejos de la corte real

665@387@5119ab245ad3aa2efde56384b532874d-OWY5ZGYzODQxMw

Tradicionalmente, los miembros de la familia real deben vivir en Londres. Muy a menudo, la residencia oficial de los parientes de la Reina es el Palacio de Kensington en la parte occidental de la ciudad. Justamente fue este lugar el destinado a la joven pareja después de su matrimonio. Pero William y Kate decidieron romper la gloriosa tradición y se instalaron en la antigua mansión gregoriana de Anmer Hall (Condado de Norfolk). La decisión de mudarse a la provincia también estaba dictada por el deseo de la pareja de aislar sus vidas privadas de las miradas indiscretas. "No es ningún secreto que William no ve bien la constante interferencia de los medios de comunicación en su vida privada, y en la ciudad puede darse un descanso de los destellos obsesivos de las cámaras, - dice uno de los amigos de la familia real, - Él y Kate llevan una vida normal y crían a sus hijos como una familia común".

5. Prefieren no llamar la atención

665@474@febe5e52c337ec829b8dfb5d4974b730-NzAyOGVjYzFiYg

En marzo del año 2016, William, Kate y sus hijos se escaparon de la isla al continente, a una estación de esquí en los Alpes franceses. Todos se enteraron de esto solo después de que publicaran una serie de fotografías, incluida esta.
Como figuras públicas importantes, Kate y William deben asistir a un mínimo de eventos públicos por año. Ellos sin embargo, también violaron esta regla inquebrantable. Una vez al año, cuando el Palacio de Buckingham publica informes para cada uno de sus representantes, el Duque y la Duquesa son acusados de pereza y falta de voluntad para trabajar por la imagen de la Corona. Sin embargo, William y Kate se justifican: los niños ahora necesitan su atención. Esto incluso llevó a la conclusión de un acuerdo especial entre el príncipe y la reina Isabel, según el cual, ella permite temporalmente que el nieto y su esposa permanezcan en la sombra. Entonces, William y Kate pueden omitir algunos eventos públicos.

6. Celebran la Navidad por separado

665@495@9295cfefded17361f207dfb514aa5d3f-M2ViNzliNmYxZQ

La familia de Cambridge en el servicio de Navidad de la mañana en la finca de Middletown, 25 de diciembre de 2016
Kate y William violan el protocolo real incluso el día de Navidad. Por tradición, la Reina, y todos los miembros de la familia real se congregan en el Palacio Sandringham House, pero aquí la pareja optó por hacer caso omiso de los siglos de dominio con el fin de celebrar una fiesta familiar en un rango estrecho, para el deleite de los niños.

Kate, William, George, y sus hijos, Charlotte, así como los padres de Kate durante varios años consecutivos celebran la Navidad juntos en Anmer Hall o la casa de los padres de Middleton. A veces, el hermano y la hermana de la duquesa, James y Pippa, se unen a la familia. Según este último, la Navidad en Anmer Hall, en contraste con la fiesta estricta en el Sandringham Palace, es mucho más tranquila y divertida. Kate y William, a su vez, están seguros de que a George y Charlotte les agrada mucho más las fiestas familiares, y por ahora no es necesaria su presencia en las ceremonias de protocolo en Sandringham.

7. Tratan de proporcionarle a los niños una infancia normal

665@471@d5c66ac2819d18571d36de2e2c63289c-NTdiZjZlM2IwNQ

El duque y la duquesa de Cambridge también rompieron con la larga tradición familiar de enviar a los descendientes reales a un jardín de infantes especialmente seleccionado en Londres. Ambos decidieron enviar a George a un jardín común en Norfolk. Los padres se turnan para recoger y llevar a su hijo. Además, la duquesa incluso invitó a los amigos de guardería de George. Anteriormente, William explicó que él y su esposa solo querían vivir una vida normal, como una "familia totalmente normal". Ahora añaden a la lista de razones, las consideraciones de seguridad habituales, ya que el jardín del niños está lejos del peligroso e impredecible Londres.

8. Crían a sus niños solos

665@495@8d85e57243978ab234c347550fee4dfe-MTRkNWM1NjdjMQ

Kate y William están decididos a que sus hijos no se críen con un ejército de niñeras. A pesar de que han contratado a una niñera, se sabe que ellos prefieren criar a sus hijos solos, recurriendo a una niñera solo en el caso más extremo. Los lugareños suelen ver a Kate y George en las tiendas, así como en un parque de granja donde el pequeño George da de comer a los cerdos o juega con su madre y su hermana en la arena.

9. Se hacen fotos ellos mismos

665@495@8ffdfd8e211e684a4d97c4c61a095676-ODcwMGNhMDc3ZQ

El príncipe William no oculta su aversión por los reporteros y los paparazzi. Por supuesto, fue por culpa de los paparazzi que su madre, la princesa Diana, falleció. No es sorprendente que el duque de Cambridge no siempre apruebe las intenciones de los periodistas de fotografiar a su esposa o sus hijos. En lugar de eso, la joven pareja decidió permite ser fotografiada solo en sus propios términos (a veces ni siquiera permiten la invitación de fotógrafos profesionales). Justamente el fotógrafo del primer retrato oficial de príncipe George fue hecha por el padre de Kate, Michael. Con mucha frecuencia, Kate toma fotos de sus hijos y las coloca en la cuenta oficial del Palacio de Kensington cuando lo considera oportuno.

10. No tienen miedo de vestirse en tiendas de mercado masivo

Screenshot_2

A diferencia de muchos de sus predecesores, Kate no viste ropa de diseñadores las 24 horas al día. La duquesa de Cambridge ama (y lo más importante, sabe cómo) vestirse en tiendas ubicadas en High Street (como regla general, estas son marcas comunes de la clase media). Kate adora la ropa de marcas como Zara o GAP, y compra joyas en tiendas como Accessorize. Además, Kate a menudo viola el código de vestimenta real de los "zapatos", no prefiere los tacones elegantes, sino los tacones cuña. La Reina le ha aconsejado reiteradamente a su nuera que rehuse usar tal calzado, pero Kate, obviamente, no quiere ni pensar en ello.

11. Usa las mismas cosas muchas veces

Screenshot_3
Screenshot_4

Kate no solo ignora la regla de vestirse exclusivamente con ropa de diseñadores eminentes, ella viola tranquilamente una de las prohibiciones más inmutables para la realeza fashionista: aparece en la misma ropa varias veces. Kate usa sus cosas favoritas tantas veces como quiera, y no le importa cuántas veces ya haya sido vista con la misma ropa.

12. No tienen miedo de mostrar sus emociones en público

665@665@e0caab099d7b8b236f8dfb4c0c9b5239-MWEzNmIwY2E4Mg

Los periodistas adoran a Kate y William, por su sinceridad. Hubo un momento en que los miembros de la familia real diferían en que podían ocultar sus sentimientos al público: esto les ayudaba a ocultar lo que realmente estaba sucediendo en los corredores del Palacio de Buckingham. Ahora, gracias a William y Kate, los tiempos han cambiado. No tienen miedo de mostrar su amor en público y nunca dudan en reírse en voz alta si se sienten contentos.

665@495@9c9c5a09f9226984d4e73b261c576522-NDExNzE3MzQ1ZA
665@495@fe093802e4e94ec83f57889f5e273a04-OTJiMjRjMGU5MQ
665@495@c6d6001f1342a272aa02b13c93013365-OWEzN2RkNzlhNA

Fuente: Cosmopolitan

Comentarios