Cómo me enseñó a vivir el miedo a la muerte

Hoy hemos traducido para todos ustedes una historia que fue publicada por Heather Anne Naples, madre, esposa y escritora. Ella nos cuenta cómo comprendió lo fugaz de la existencia y de cómo esto cambió radicalmente su vida.

Todo comenzó con un dolor de cabeza. Ya me había durado 4 días.
Era un dolor de cabeza que no me quitaban ni los medicamentos, ni el café, ni las duchas calientes o frías, ni dormir. Así que llamé a mi médico.

"Usted ya ha tenido dolores de cabeza antes. No hay motivo de preocupación", - me dijo.

5a831adae7344_1518541597_5a831ada1ebc8

Y luego, en el medio de la noche... lo comprendí.

Tan pronto como comenzó el dolor de cabeza, desapareció. Sentí o escuché un "estallido" en mi cabeza, que fue lo que me despertó. Y me vino a la mente un pensamiento inesperado.

Recientemente un amigo había perdido a su madre debido a un aneurisma en el cerebro. Pensé: "¡Eso es!". Y en medio del pánico sacudí a mi marido para que llamara al 911.

Estaba sentada en la alfombra en el pasillo, balanceándome hacia adelante y hacia atrás y abrazándome las rodillas. Solo podía esperar a la ambulancia.

Escuché a mi hija llorar en su cuna mientras yo me repetía una y otra vez: "Ella no me recordará". Cogí el teléfono de mi marido y encendí la grabadora. Todo lo que me quedaba era rezar para que ella nunca tuviera que escuchar esa grabación.

"Hola, cariño, soy tu madre y te quiero mucho".

Esa noche cambió mi vida.

No porque los próximos 2 años los pasaría luchando por mi salud, sino porque mi mente nunca volvería a ser la misma.

Mi opinión sobre la vida y cómo viví nunca más volverá a ser la misma.

Es difícil explicar cómo es ser madre a quienes nunca lo han experimentado. La mejor manera que he escuchado para hacerlo es que necesitas imaginar que parte de tu corazón va más allá de tu cuerpo.

Cuando los paramédicos llegaron esa noche y comenzaron a trabajar, lo comprendí: si se tratara de mis últimos momentos, una pequeña parte de mi alma, que repetía mi nombre en la habitación de al lado, nunca tendría la oportunidad de llegar a conocerme realmente.

De hecho, ella ni siquiera me recordaría. Tendría fotos, notas escritas y lo más importante, historias que la gente le contaría sobre mí.

Mientras me dirigía al hospital me pregunté : ¿Cuáles serían esas historias?
Y no me gustó la respuesta. Fue cuando decidí hacer un cambio radical.

Como madre, como padre, como persona que camina por esta tierra e interactúa con los demás, te pido que te preguntes: ¿de qué hablarán sobre ti cuando dejes este mundo?

¿Eres una persona amable? ¿Eres cortés? ¿Compartes con los demás? ¿Amas con el corazón?

6cfb86317c27935e99ab16fdd46cf22e01411eef

Sí.

Ahora.

Solo tienes que saber que lleva solo unos segundos cambiar. El poder de reemplazar un pensamiento negativo por uno positivo es un cambio de vida.

La capacidad de rodearse de personas y circunstancias que te traen lo mejor es algo indispensable. Echa un vistazo a tu vida diaria y a tus acciones. Y si necesitas hacer cambios, hazlos ahora.

No es tan difícil como podrías pensarlo.
Una vez una amiga me vino a visitar y después de unas horas de estar hablando, ella me dijo, "En todo este tiempo no has dicho ni una sola palabra mala sobre alguien".

Me quedé pasmada. Mi primera reacción fue: "Bueno, por supuesto que no. ¿Para qué habría de hacerlo?

09aee931360d60ab39515465e6ad9bbca83de2f6

Pero luego recordé quién había sido antes. Es tan fácil ser una "chica malvada", unirse a la discusión con otra persona por el bien de sacar conversación y chismes. Pero honestamente puedo decirte que es incluso más fácil ser una "chica dulce".

De hecho, tan pronto como dejas de hablar sobre las personas, entiendes lo agradable y real que puede ser simplemente conversar. Acerca de ideas, ideales, lugares y creencias.

No estoy tratando de sermonear a nadie; Soy una persona imperfecta que vive una vida imperfecta y que solo trata de dar lo mejor de sí.

Y creo que tú también deberías hacerlo. No podemos saber qué sucederá mañana y estoy agradecido de que me haya sido otorgada otra oportunidad.

Y quizás sigo aquí solo para difundir este mensaje:

Vive. Pon el teléfono a un lado. Habla con la persona que está cerca de ti. Mantén la puerta abierta para las personas. Sonríe si te gusta alguien. Sé agradecido. Di "por favor". Abraza. Hazle cumplidos a la gente.

Cuida de ti mismo. Ámate a ti mismo. Nadie recordará qué talla de pantalones usaste, pero recordarán tu forma de andar. Así que deja que tus movimientos sean suaves. Habla con valentía. Ama con el corazón. Ríe con ganas. Llama a alguien si te acuerdas sobre ellos.

Permítete ser feliz por los demás y lo más importante, permítete ser feliz contigo mismo. Diviértete. Sea como sea, la vida no debería ser una carrera apresurada por alcanzar la perfección.

¿Qué quiero que la gente le cuente a mi hija sobre mí? Que me reí. Que nunca dejé de sonreír. Y lo más importante, que amé con el corazón. Que amé cada segundo de vida que me fue otorgado.

Y espero que alguien diga lo mismo de ti.

Fuente: Today

Comentarios