Esta mujer pensó que había dado a luz a una niña sana, pero resultó que no fue así...

Mary Kish, una estadounidense de Illinois, hace veinte años dio a luz a una niña a quien ella y su esposo Brad llamaron Michelle. En realidad no había signos de problemas a futuro. Durante el embarazo, Mary recuerda que no tenían motivos para preocuparse por la salud de la niña. Pero la bebé nació con una rara enfermedad genética llamada "Síndrome de Hallermann-Streiff".

1

Este síndrome afecta la estatura de una persona, el crecimiento de su cabello y dientes y el desarrollo del cráneo. El síndrome afecta aproximadamente a un niño entre cada cinco millones. En ese momento solo se habían registrado 250 casos. Para hacer un diagnóstico, incluso fue necesaria la ayuda de un médico de otro hospital. En el lugar donde Mary dio a luz, ninguno de los doctores se había encontrado anteriormente con esta enfermedad.

2

Los síntomas de la enfermedad de Hallermann-Streiff son: enanismo, deformidad de la cara (arcos frontales protuberantes, nariz en forma de pico, barbilla profunda), así como muchas otras enfermedades (cataratas, glaucoma, fragilidad ósea, enfermedad pulmonar). Por lo tanto, Michelle desde el nacimiento requirió de atención médica las 24 horas. Le asignaron una enfermera que llevaba a la niña a la escuela y estaba de servicio en el vecindario.

3

Parecería que una vida con tantas limitaciones debería ser insoportable. Ella apenas oye y ve, y para caminar, Michelle tiene que apoyarse en un bastón. Además, a menudo tiene que ir al hospital. Pero a pesar de todas las dificultades, Michelle creció siendo una chica generosa y alegre. En mucho la ayudó el programa de su escuela que se llama "Mejores amigos". Gracias a este programa, los niños con discapacidades físicas o mentales se conocen y se comunican entre sí. Esto los ayuda a socializar y a no aislarse.

4

Por eso mismo, Michelle es una chica abierta y le encanta hablar con la gente. Todos sus conocidos la consideran inteligente, alegre y con un maravilloso sentido del humor. La niña aprendió a usar la computadora y otros aparatos electrónicos, también aprendió a tocar el piano e incluso probó cantar en un coro.

5

Además, le encanta salir a caminar y jugar con su mascota llamada Piper. Sin embargo, hay algunas limitaciones que Michelle tiene que soportar. Por ejemplo, debido a su pequeña estatura, no puede subirse a muchas atracciones. Debido a problemas con los pulmones, se vio obligada a abandonar los chapuzones que tanto le gustaba darse en la piscina. Y para terminar, tiene que usar un tubo de traqueotomía en el cuello. Pero Michelle no pierde el espíritu.

6

En el futuro, ella sueña con inscribirse en la facultad de medicina y convertirse en médico pediatra. La chica bromea diciendo que si tuviera dos clones más, uno de ellos se convertiría en diseñadora de moda y el segundo en actriz.

7

Y Michel no niega la posibilidad de encontrar el amor. Él debe tener el pelo largo y grueso. Cuando le preguntan sobre la estatura de su posible novio, Michel responde con una sonrisa: "No importa. De todos modos será más alto que yo".

Comentarios