10 historias sobre gente cuya voluntad de vivir fue más fuerte que el destino

1. 500 km a través del desierto helado de la Antártida

9458215-6810810-7-0-1515674188-1515674189-650-1-1515674189-650-d5c8271278-1516014646

En 1912, tres científicos australianos realizaron una expedición a la Antártida. En el camino de regreso, uno de ellos cayó en una grieta junto con los trineos, por lo que la mayoría de los suministros se perdió. Para llegar a la base, los dos científicos supervivientes, Douglas Mawson y Xavier Mertz, tuvieron que recorrer 500 km a lo largo del desierto helado de la Antartida.

La comida que les quedó era suficiente solo para un tercio del camino, por lo que los viajeros tuvieron que comerse a sus propios perros. Mertz murió de frío y agotamiento. Mawson, por otra parte, sufrió una congelación horrible: se le cayó la piel y el pelo, además de que le sangraban las plantas de los pies. ¡Pero el científico siguió con obstinación hacia adelante hasta llegar a la base!

9458165-6790110-2-0-1515671189-1515671192-650-1-1515671192-650-f18443ae03-1516014646

Ahí lo esperaba otra noticia: el barco "Aurora", en el que iba a regresar a casa, acababa de partir hacía solo 5 horas. Mawson tuvo que esperar 10 meses el próximo barco.

2. 80 minutos en agua helada

9458115-23-1515620070-650-c78543b080-1516014646

Anna Bågenholm fue a esquiar a una ladera empinada, pero perdió el control y cayó en una corriente helada cerca de una cascada. La cabeza y el torso de la chica quedaron bajo una capa de hielo de 20 centímetros, mientras que sus piernas y sus esquís permanecieron en la parte superior.

La chica pasó 80 minutos en el agua helada. Encontró una bolsa de aire entre el hielo y el agua y pudo respirar. En ese momento, la temperatura de su cuerpo bajó hasta los 13.7 ° C. Esta es la temperatura más baja a la que una persona ha sobrevivido a la hipotermia

9457515-24-1515620403-650-c41919fc7a-1516014646

El rescate de Anna de su prisión helada duró 80 minutos. La chica fue llevada al hospital en un estado de muerte clínica, y solo 3 horas después su corazón comenzó a latir nuevamente. Los médicos piensan que el secreto de la asombrosa recuperación de Anna fue que su cuerpo cayó en estado de "hibernación".

3. 10 días en el desierto del Sahara sin comida y agua

9458065-6794260-3-0-1515671692-1515671694-650-1-1515671694-650-f4497812d2-1516014646

Mauro Prosperi sobrevivió en el desierto del Sahara por más de una semana sin comida ni agua. Durante una maratón por Marruecos comenzó una tormenta de arena que hizo que el hombre perdiera el rumbo y fuera 300 km en la dirección equivocada. Debido al calor, Mauro caminaba solo por la mañana y por la tarde, y durante el día descansaba.

Encontró una pequeña capilla donde atrapó varios murciélagos y bebió su sangre. Prosperi incluso intentó suicidarse y cortarse las venas, pero su sangre se espesó y formó una costra.

9458015-32-1515621183-650-c7acde473c-1516014646

El hombre tomó esto como una señal, por lo que decidió continuar su viaje. 5 días después llegó a un pequeño oasis, y dos días más tarde fue encontrado por un grupo de nómadas, quienes lo llevaron a un hospital. Durante ese tiempo perdió un total de 18 kg de peso.

2 años después, Prosperi participó en una nueva maratón, de la cual regresó ileso.

4. Caída desde una altura de más de 10 km

9457965-6794610-4-0-1515671893-1515671900-650-1-1515671900-650-abea2a2f72-1516014646

El 26 de enero de 1972, la azafata Vesna Vulovich estaba de servicio en un vuelo desafortunado de Copenhague a Belgrado. De pronto, a una altitud de más de 10 mil metros, en el compartimento de carga de la aeronave explotó una bomba.

El avión cayó en las montañas y 27 personas que estaban a bordo perecieron. Solo sobrevivió Vesna Vulovich, que estaba en la cola del avión. Recibió una lesión craneoencefálica y fracturas en una pierna y tres vértebras, lo que le provocó parálisis temporal en la parte inferior de su cuerpo.

9457915-42-1515622273-650-cfae6b2682-1516014646

La chica pasó mucho tiempo en el hospital y luego de muchas operaciones, nuevamente pudo caminar. Su nombre está incluido en el Libro Guinness de los Récords como la persona que sobrevivió a la caída más larga sin paracaídas.

Vesna Vulovich murió en su apartamento a la edad de 66 años. Su vida después de retirarse la dedicó a la lucha contra el nacionalismo.

5. 3 meses en el desierto australiano

9457865-GAtYghi-1515623659-650-3282489803-1516014646

En el 2001, el australiano Ricky Megee se despertó en medio del desierto sin saber en absoluto cómo llegó ahí.

Durante 10 días caminó descalzo en una dirección desconocida, sin ninguna esperanza de salvación. Finalmente llegó a una presa donde hizo una pequeña choza con ramitas y varas. Ahí vivió durante 3 meses, alimentándose de sanguijuelas, saltamontes y ranas secas.

Al final, Megee fue encontrado y rescatado por unos agricultores.

6. Un escalador que se cortó el brazo para salvar su vida

9457815-Aron_Ralston_on_Capitol_Peak_Winter_2003-1515624348-650-c9efac4bf4-1516014646

En abril del 2003, en el Parque Nacional Canyonlands, Utah, EE. UU., una roca de 300 kilogramos cayó sobre el escalador Aron Ralston, cayendo encima de su brazo derecho y atrapándolo.

Aron pasó así 4 días atrapado por la piedra. Incluso talló su nombre en la pared del cañón con la fecha de su supuesta muerte. Pero habiendo decidido luchar hasta el final, el escalador se cortó el brazo atascado con un cuchillo que llevaba en su mochila y se liberó de la trampa mortal.

427517_269525926451449_1091854470_n

Después de eso, Aron pudo bajarse de la pared de 20 metros. Afortunadamente, en el camino se encontró a unos turistas que lo llevaron al hospital. El escalador se recuperó.

7. Una infancia en compañía de monos

9457765-6799310-5-0-1515672289-1515672292-650-1-1515672292-650-c71e0d2db0-1516014646

Marina Chapman fue secuestrada a los 4 años. Ella se despertó cuando ya estaba en la selva colombiana. La niña fue encontrada por unos monos que la aceptaron en su clan. Los monos le enseñaron a obtener comida, trepar árboles y robar arroz y frutas de los pueblos de los alrededores.

Unos años más tarde, Marina Chapman fue descubierta por una familia que la usó como esclava doméstica. La niña logró escapar y encontrar a una mujer que la crió como a su propia hija.

9457715-71-1515625730-650-dcf229cff7-1516014646

Marina se adaptó a la vida en sociedad, se mudó a Inglaterra y se casó, quedando su vida salvaje en la jungla como un recuerdo lejano.

8. 76 días en mar abierto

25182117_150295875595955_4648688542264567280_o

En 1982, en el Océano Atlántico el velero de Steven Callahan se hundió durante una tormenta. Stephen logró sacar de la cabina inundada una balsa inflable y una bolsa con un saco de supervivencia. Así quedó a la deriva en el océano abierto, pescando con un arpón, luchando contra olas e incluso sobreviviendo a un ataque de tiburón.

76 días después, la balsa llegó a la isla de Marie Galante, en el mar Caribe. Steven Callahan fue rescatado por pescadores locales. En total, el viajero recorrió en su balsa 3,300 km.

El hombre se convirtió en consultor invitado en el set de la película "La vida de Pi" de Ang Lee.

9. 11 varillas de metal en el cuerpo

9457615-6810160-6-0-1515674044-1515674053-650-1-1515674053-650-a53b2b19e5-1516014646

El coche de Katrina Burgess iba a una velocidad de más de 100 km / h cuando se salió de la carretera hacia una zanja que estaba al borde del camino. El cuello, la espalda y las costillas de la chica se rompieron y sus pulmones y su pelvis terminaron severamente dañados.

Los médicos le insertaron una varilla en el muslo izquierdo, que se sostiene con 4 agujas de titanio. Pronto en el cuerpo de Katrina aparecieron otras 6 varillas horizontales para sostener su espina dorsal, mientras que con otro tornillo de titanio se conectó su cuello a su columna vertebral.

9457565-1-1515627767-650-026833b97e-1516014646

La chica vivió durante 5 meses con analgésicos. Después de recuperarse, Katrina Burgess firmó un contrato con una agencia de modelos.

10. 3 días hasta la cintura en una letrina

9457465-Depositphotos_34940199_xl-2015-1515670916-650-a96e851f83-1516014646

La casa del pensionado Coolidge Winesett de 75 años de edad, de Virginia, era vieja y tenía el baño en el patio. Un día fue al baño, cuando de pronto el piso podrido debajo de él se derrumbó. Winesett cayó al hoyo de la letrina.

No pudo salir solo ya que parte de su pierna había sido amputada y no podía mover uno de sus brazos después de un derrame cerebral. Así que se quedó por 3 días en el pozo atrapado hasta la cintura. El Sr. Winesett fue rescatado por el cartero, quien escuchó gritos débiles pidiendo ayuda en el patio.

El anciano casi muere por respirar los vapores venenosos, además de que fue mordido por las ratas y estaba extremadamente agotado luego de pasar 3 días sin dormir, sin comer y bajo un estrés terrible.

Se puede considerar a estas personas como increíblemente afortunadas, los favoritos del destino y es posible creer que su salvación fue decidida por fuerzas superiores. Pero no podemos estar en desacuerdo con el hecho de que cada uno de ellos luchó por su vida con persistencia, obstinación y desesperadamente. Estas historias una vez más nos demuestran que cada uno de nosotros tiene un poder ilimitado en su interior.

Encuentra tu propio motivo y ve hacia la victoria. Y quién sabe, tal vez tu camino personal hacia el éxito se convierta en una motivación para los demás:

Fuente: Dailymail

Comentarios