Después de sufrir un derrame cerebral, su marido la abandonó con 4 hijos. Pero ella encontró la felicidad

Después de un accidente cerebrovascular, Riona Kelly, de 37 años de edad, quedó paralizada, informa Daily Mail.

Su marido la abandonó y la dejó con sus cuatro hijos.

00

La mujer estaba desesperada, pero por el bien de los niños, encontró las fuerzas para seguir viviendo y luchar.

Y sus esfuerzos fueron recompensados: no sólo logró superarse, sino que además, encontró un nuevo amor, un hombre quien no tuvo miedo de las dificultades.

01

Esta madre paralizada de cuatro hijos, abandonada por su marido cinco días después de haber tenido un derrame cerebral, mientras estaba en el hospital, encontró un nuevo amor en quien había sido su entrenador personal, y quien la ayudó a superarse.

02

Kelly Rion después del accidente cerebrovascular en marzo del año 2015, quedó con la mitad inferior del cuerpo paralizada. Los médicos dijeron que nunca dejaría la silla de ruedas.

03

Sin embargo, cinco días después del derrame cerebral, el marido de Rion, con quien había vivido 14 años juntos, comenzó con el proceso de divorcio. La mujer estaba destrozada.

Pero ahora, dos años después, la vida le volvió a dar una oportunidad: Rion pudo dejar la silla de ruedas y mirar hacia el futuro con confianza, tiene un nuevo elegido, su entrenador personal de 35 años de edad y ex jugador profesional de rugby, Keith Mason.

04

Hoy Kelly declara optimista:

"Al ver mi pasado, me doy cuenta de que lo que me pasó fue lo mejor que pudo haberme sucedido".

Después del derrame tuve que hacer frente no sólo a la parálisis, sino también con el hecho de que mi pareja con quien había vivido 14 años, me dejara. Yo me había quedado completamente sola.

05

Al comienzo, la mujer estaba totalmente desesperada. Sin embargo, decidió luchar por su vida, y los resultados no se hicieron esperar. Dos meses después del derrame cerebral, gracias a la capacitación constante, ella fue capaz de dejar la silla de ruedas y levantarse.

06

Y pronto su entrenador personal Keith Mason, con cuyo apoyo ella dio sus primeros pasos, se convirtió en más que su entrenador: la pareja decidió comenzar una nueva vida juntos.

Ahora Kelly puede moverse de forma independiente por la casa, usa las muletas sólo para salir a la calle, y la silla de ruedas para viajes más largos.

07

Ahora junto con Keith están educando a sus cinco hijos: Lean de 16 años de edad, Caleb de 11 años de edad, Isabel de 9 años de edad, Logan de 5 años de edad, y Kalani de 5 años de edad, hija de Keith.

08

Cinco días después del accidente cerebrovascular, los médicos me dijeron que la recuperación en el mejor de los casos me llevaría de seis meses a un año. En ese momento quería darme por vencida, pero yo sabía que tenía que ser fuerte por el bien de mis hijos.

Cuando di mis primeros pasos, fue un verdadero milagro. Entonces escribí en mi página de Facebook, que estaba buscando un entrenador personal que me ayudara a recuperarme, y mis amigos me recomendaron ponerme en contacto con Keith.

Después de haber terminado el curso con Keith, continuamos comunicándonos. Él se interesaba regularmente por mis cosas. De ahí fue que comenzó nuestra relación.

Ya llevamos juntos 11 meses, a mis hijos les encanta Keith, y ahora siento por fin que tengo la vida que me merezco.

09

El accidente cerebrovascular de Kelly ocurrió en marzo del año 2015. Después del accidente, la mujer quedó completamente paralizada de la cintura para abajo. Ella recuerda:

"Estaba en casa con Logan. No recuerdo exactamente cómo sucedió, pero recuerdo que caí por las escaleras, y Logan tuvo que pedir ayuda.

Después de que mi marido me dejara, cuando yo estaba en el hospital, sólo mi amiga Sarah se quedó conmigo apoyándome. Era para mí como una hermana. Sólo su apoyo, y el apoyo de mis niños me ayudaron a sobrevivir".

10

Rion sigue:

"Al ver mi pasado, me doy cuenta de que mi anterior matrimonio no era feliz. Pero mi marido y yo vivimos juntos durante casi toda una vida, teníamos un compromiso conjunto. Pero me dejó justamente en el momento en que más lo necesitaba".
Rion dedicó muchas horas a la terapia física, y después de dos meses del derrame, pudo ponerse de pie y aunque con ayuda, ella comenta:

"Arrastraba mi cuerpo con las justas, no lo sentía, pero no me importaba porque de todos modos me podía mover. Mi consejero estaba sorprendido de que yo ya estuviera de pie. Todos los días ganaba fuerzas, y cuatro meses después me dieron el alta del hospital.

Para subir los 16 peldaños de la escalera de mi casa, me tomaba 25 minutos. Bajaba en la misma cantidad de tiempo. Pero yo sabía que tenía que aprender a superarlo, por el bien de mis hijos.

11

Y es así como describe el encuentro con Keith:

"Entonces empecé a practicar con Keith, pero después del curso, encontré una sala de fisioterapia barata, y comencé a tomar lecciones con un entrenador que me cobraba menos. Pero un día me llamó y me invitó a tomar un café.

No podía creer que un hombre tan guapo, jugador de rugby, quisiera salir con una mujer discapacitada. Keith dijo que yo lo inspiraba. Y él cada día me apoya y se preocupa por mí.

Tiene buena comunicación con los niños, y lo amo más y más cada día. Ahora trato de no usar la silla de ruedas, sólo la uso cuando tengo que ir a algún lugar lejano.

Sigo con los entrenamientos, y con la ayuda de Keith, cada día me siento mejor. Ahora, al ver mi pasado, siento que mi vida es hermosa, mejor de lo que realmente esperaba.

Comparte esta hermosa historia con tus familiares.

Comentarios