Por decisión del tribunal, el hombre fue enviado a la celda. ¡No podía dar crédito, cuando junto a él estaba sentado un juez!

En un primer momento, el caso de Joe Serna parecía para el juez Olivera simple y directo. Anteriormente, el acusado había sido detenido por conducir bajo la influencia del alcohol.

El hombre fue puesto bajo la supervisión de los organismos especiales con la condición de que ya no bebería. Por desgracia, el análisis de orina testificó en contra de Joe. Una vez más le esperaba una noche en la celda de la prisión.

1

Sin embargo, durante el juicio de Oliver aclaró que cuando él era un soldado sufrió una experiencia terrible. El camión en el que viajaba el hombre con sus compañeros de trabajo, se cayó por un río. El metal deformado atrapó el cuerpo del soldado, y no le permitió moverse.

Joe Serna tuvo suerte de que el nivel del agua se haya detenido en su barbilla. Pero todos los amigos del hombre se ahogaron. Después de este terrible acontecimiento, Joe obtuvo un trastorno de estrés postraumático, junto con el miedo y pánico a los espacios cerrados.

2

Serna supo que la noche en la estrecha celda de aislamiento sería un infierno para él. Al darse cuenta de que era culpable, él no trató de apelar el veredicto. Pero Joe no esperaba la aparición del juez en la cárcel. Al conocer los problemas del ex soldado, personalmente se ofreció para acompañarlo.

Hasta la mañana, los hombres hablaron de sus familias. Debido al acto del juez, Joe no experimentó ese pánico familiar para él.

¡Al final del castigo,e el hombre se comprometió con los oficiales de la ley, que para siempre dejaría de conducir borracho! ¡Ve al segundo 21 del video, para familiarizarte más con esta historia!

Hay varias formas de evaluar la actuación del juez en relación con Joe Serna. Pero todos coinciden en una cosa: ¡El acto de Olivera fue el acto de un hombre de verdad!

¡Comparte este artículo con tus amigos y pregúntales sobre este punto!

Fuente: Youtube

Comentarios