Una ciudadana inglesa de 43 años de edad le hacía pruebas con el detector de mentiras a su novio todos los días

No es ningún secreto que muchos de nosotros somos muy celosos y no queremos compartir con nadie a nuestra segunda mitad. A veces la gente se vuelve loca por los celos y comete actos de los cuales se arrepiente más tarde. Hoy en día, veremos un ejemplo concreto, sobre las cosas que tienen que pasar algunas personas, cuando sus cónyuges sospechan que les son infieles.

1

Les presentamos a Debbi Wood, de 43 años de edad, originaria de Leicester, Reino Unido, quien sufre del síndrome de Otelo. Un día conoció a su futuro marido, Steve Wood de 31 años de edad, en Facebook, a través de un amigo en común y durante mucho tiempo no pudo confiar en él.

2

La mujer comprobaba todo el tiempo su correo, el teléfono y las facturas, tratando de buscar alguna pista de cualquier traición. Pero nada de esto sucedía, y Debbie decidió casarse con él.

3

Pero Steve no pudo relajarse después de la boda, ya que su mujer lo comprobaba diariamente con un detector de mentiras. Asimismo, la mujer celosa instaló unos filtros especiales en el televisor y el ordenador portátil de su prometido para que no pudiera entrar a sitios de entretenimiento a mirar a otras mujeres.

4

5

Después de conocer esta historia, quiero decir sólo una cosa: todo es bueno con medida, ya que si exageras, puedes hacerle la vida difícil a todos los que te rodean. Y también vale la pena recordar que las mujeres que no mantienen a la fuerza a sus maridos, éstos no las dejan.

¿Eres celos@?

6

Comentarios