Así es como el cuerpo te advierte que tu hígado está mal

Cuando el proceso de eliminación de toxinas funciona mal, el hígado comienza a trabajar a medias. Como resultado, las toxinas se depositan en los tejidos grasos y no se eliminan hasta que el hígado se recupere. Entre otras cosas, esto te impide perder peso.

THS-Reframes_Mar-29_17_16-early-warning-signs-your-liver-798x418

¿Cómo entender que el trabajo del hígado se ha ralentizado?
Estos son los 15 síntomas más característicos:
1. Fatiga crónica.
2. Irritabilidad.
3. Aumento de la fatiga.
4. Dolor de cabeza y ojos.
5. Dolor crónico en las articulaciones y los músculos.
6. Aumento de la sudoración.
7. No digieres bien las grasas.
8. Reacciones alérgicas.
9. Acné y otros trastornos de la piel.
10. Hinchazón y malestar estomacal.
11. Desequilibrio hormonal.
12. Ansiedad y depresión.
13. Hipersensibilidad.
14. Mal aliento.
15. Aumento repentino de peso.

Para restaurar la función hepática normal, lo primero que se debe considerar es una nutrición adecuada. No necesitas hacer dieta, solo sigue estos consejos:

Chef cutting fresh and delicious vegetables for cooking

1. Compra productos orgánicos, evita los transgénicos y productos con aditivos químicos.

2. Come equilibrado: incluye en tu dieta verduras y frutas frescas, carne animal de alta calidad y proteínas vegetales, granos germinados, productos de leche agria, nueces crudas y semillas.

3. Excluir de la dieta los aceites vegetales que promueven la inflamación: maíz, soja, semilla de algodón, cártamo, girasol.

4. Bebe mucha agua limpia. La mejor opción es el agua de manantial, pero el agua mineral sin gas también es adecuada.

5. Aumentar la ingesta de grasas saludables (por ejemplo: aceite de coco, la mantequilla de vaca y los aguacates).

6. Come al menos 35 gramos de fibra por día. Buenas fuentes de fibra: semillas de salvia, alcachofas, linaza, aguacate, brócoli y coles de Bruselas.

7. Rechaza los azúcares refinados: caña y remolacha.

8. Limita el uso de fructosa 20-25 gramos por día.

9. Come más vegetales de hojas verdes: contienen vitaminas de magnesio, folato, vitamina C y B.

10. Incluye en tu dieta fuentes vegetales y animales de aminoácidos: caldo de huesos, colágeno, pollo y huevos, espinacas crudas, perejil, repollo, remolacha.

11. Come alimentos que contengan azufre: huevos caseros, brócoli, coles de Bruselas, ajo, cebollas, espárragos, col rizada.

12. Rechaza las bebidas alcohólicas, especialmente si ya experimentas los síntomas anteriores.

¿Qué alimentos son más útiles para el hígado?

1. Alcachofas: protegen el hígado, le ayudan en su trabajo y aumentan la producción de bilis.
2. Cúrcuma: promueve la excreción de carcinógenos, protege el hígado y ayuda a restaurar las células del hígado.
3. Cardo mariano: tiene propiedades antioxidantes, antifibróticas y antiinflamatorias, protege al hígado del daño causado por virus, alcohol y drogas.

Fuente: The Hearty Soul

Comentarios