El último corgi de la reina Isabel II murió.

Ha fallecido a los trece años de vida el último corgi, apodado Whisper, quien originalmente pertenecía al inspector de caza del Palacio Sandringham. Elizabeth II adoptó al perro después de la muerte de su primer dueño en el 2016. Hace unas semanas, Whisper se sintió mal, pero los veterinarios convocados en el palacio no pudieron ayudarlo. A principios de esta semana, el perro murió.

Según un informante, la reina está muy triste por la muerte de su mascota, que se convirtió en su favorita después de la muerte de Willow, el último corgi "real" que ella misma crió (el perro murió en abril de este año).


"Whisper era muy amable. La seguía a todas partes”, dijo una fuente cercana a la familia real.

El primer corgi en la familia Windsor apareció en 1933. La reina dijo que ya no criaría más en 2015. Según Elizabeth, tiene miedo de tropezar con los perros y sobrevivir a sus mascotas.

Elizabeth todavía tiene dos perros de raza dorgue (una mezcla de corgi y dachshund). Vea lo importante que fueron estos animalitos en la vida de la reina, en nuestra selección de fotos:

Fuente: The Daily Mail

Comentarios